Mejora la productividad en el minicargador

En un sector exigente, donde requieras constantemente del apoyo de maquinaria de trabajo, es indispensable contar con un plan de mantenimiento bien definido que te ayude a mejorar la productividad en el minicargador y además, te permita prolongar su vida útil, evitando costosas reparaciones, así como tiempos de inactividad.

Si eres el encargado de llevar a cabo el mantenimiento del minicargador, te recomendamos que dediques parte de tu tiempo a realizar las inspecciones debidas tanto a la máquina como a sus componentes. Es importante que no olvides revisar los fluidos, filtros y puntos de engrase.

Conoce las llantas de minicargador que dan calidad y precio.

  • Fluidos

Revisa los niveles de fluidos diariamente antes de empezar a operar el equipo. Para esto, puedes basarte en los manuales de operación y mantenimiento de los fabricantes, donde se especifican las instrucciones para examinar correctamente el aceite de motor, aceite hidráulico, así como refrigerantes.

  • Filtros

Otro punto importante a considerar es la inspección de los filtros, la cual se recomienda realizar una vez al mes con el fin de asegurar que se encuentren en óptimo estado. Estos componentes, al igual que los fluidos deben cambiarse cada cierto tiempo. No olvides que, a medida que los aceites y refrigerantes envejecen, sus aditivos pierden efectividad, por lo que pueden perjudicar el rendimiento del equipo.

  • Puntos de engrase

Por último pero no menos importante, recuerda engrasar las piezas del montacargas siguiendo las especificaciones del fabricante para así evitar un desgaste excesivo en los puntos de pivote.

Mejora la productividad de tu minicargador
Es importante que revises los manuales de operación de tu euqipo para tenerlo al 100%
  • Aspectos del equipo a considerar según la condición climática

De acuerdo con la época del año, será necesario que incorpores ciertos pasos peculiares en tu plan de mantenimiento de fluidos. Para esto, te recomendamos que sigas estos consejos:

  1. Adecúa la viscosidad del aceite para que coincida con el grado de temperatura esperado.
  2. Revisa frecuentemente los niveles de refrigerante.
  3. Conserva  el radiador, así como el enfriador de aceite limpios para incrementar su eficiencia.

No esperes a que el rendimiento de tu minicargador decaiga; comienza a seguir estos consejos con los que podrás mejorar la productividad de tu equipo y por ende, obtener los resultados que esperas. Recuerda que tu opinión es importante para nosotros, por lo que si conoces más sobre el tema y deseas aportar algún comentario al respecto, puedes escribirlo en la sección correspondiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *