¿Eléctricos o de combustión? Conoce estos dos tipos de montacargas

Tipos de montacargas hay varios, pero en la industria existen dos que nos sirven para trasladar cajas, contenedores y otros artículos dentro de las instalaciones de una fábrica, bodega u otros lugares en donde se necesiten los servicios de este tipo de vehículos, los de motor eléctrico y los de combustión.

Para elegir entre uno u otro se deben tomar en cuenta varios puntos, como tu presupuesto, si va a trabajar en interior o exterior o cuál sería su frecuencia de uso. Te compartimos las diferencias de cada uno para que puedas tomar una mejor decisión:

Montacargas eléctricos:

Montacargas eléctrico
Los montacargas eléctricos son perfectos para trabajar en lugares cerrados.
  • La mejor alternativa para disminuir la contaminación.
  • Trabaja con un motor más silencioso.
  • Batería con un periodo de vida útil mínimo de 5 años.
  • Carga nocturna muy económica.
  • Menos gastos de mantenimiento para asegurar su vida útil.
  • Se puede adaptar fácilmente a las funciones de cualquier operador.

¡Conoce los riesgos al manejar un montacargas!

Montacargas de combustión interna

Moncatarcags de combustión interna
Para trabajar en exteriores, lo ideal es un montacargas de combustón interna.
  • Ideal para trabajar en superficies irregulares.
  • El costo de inicio (precio, combustible) es más económico que en el eléctrico.
  • Hay más variedad de modelos para trabajar con cargas pesadas.
  • Siempre disponibles sin importar el turno de trabajo (no necesita cargas nocturnas).
  • Existen modelos en Gas LP que pueden ser usados en interior.
  • La mejor opción para trabajar en exteriores.

Recuerda que a estos factores también habrá que sumarle el uso de las llantas correctas para tener un mejor desempeño del equipo, ya sea en neumáticos para exterior o para suelos lisos, incluso si necesitas una rueda sólida para el trabajo en terrenos con objetos peligrosos como vertederos de basura; además de seguir las medidas de seguridad adecuadas para cada vehículo, procurando revisarlos con regularidad para detectar fallas que pudieran afectar tu labor. Si tienes alguna duda o te podemos ayudar entre cuál de los dos tipos de montacargas elegir, no dudes en dejarnos tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *